Sanación energética para humanos y animales

Animales y humanos por igual estamos compuestos no solo por carne y huesos, sino también por un espíritu, emociones, mente y un cuerpo energético. Tanto el cuerpo físico como el energético cuentan con una compleja anatomía en la que habita nuestra conciencia, y donde se almacena toda la información de nuestra existencia.

La sanación energética accede a esos niveles y puede apoyar para que se limpien y sanen los episodios difíciles, no digeridos o traumáticos que están generando problemas y confusión en nuestro cuerpo físico, emocional, mental o espiritual.

La sanación hace visibles y conscientes los puntos ciegos. Un humano con una bronquitis o un gato con gastritis, por medio de la sanación pueden aligerar el patrón emocional de tristeza y ansiedad que les causa tal enfermedad y recuperar su equilibrio físico. Los patrones emocionales y mentales que causan problemas son energías que se ubican en distintos lugares de nuestra anatomía sutil, con las cuales puede trabajarse siempre y cuando ese animalito o ser humano tengan la disposición a cambiar y no tengan apego y resistencia a soltar esas viejas ideas o creencias.

Los resultados que se pueden presentar después de una sanación energética son, entre muchos otros, los siguientes:

  • Una gran liberación emocional (se sienten tristeza, enojo, soledad, rabia o amor, dulzura, perdón, entre muchas otras mientras estas energías se van drenando).
  • Relajación del cuerpo y mente y por ello mayor paz interior.
  • Reducción o eliminación del dolor físico.
  • Cambios positivos de conducta.
  • Mayor rapidez para curarse frente a nuevas enfermedades.
  • Mejor funcionamiento del sistema inmunológico.

En el caso de los animales, la sanación energética es muy útil cuando el animalito ha sido traumatizado a nivel emocional; cuando está sucesivamente enfermo y los veterinarios no encuentran solución; para apoyar la recuperación de operaciones o incluso para buscar evitarlas; también es una herramienta que nos permite conocer porqué resulta difícil lograr cambios de conducta negativa o atravesar la depresión y el hermetismo sanando primero su causa.

Las sanaciones energéticas no sustituyen una conversación con nuestro amigo animal, si no que las apoya facilitando claridad y drenando emociones densas o confusas. En algunas ocasiones una conversación es suficiente y sanadora en sí misma. Otras veces es necesario contactar otros niveles de conciencia de ese ser y trabajar con ellos para hacer consciente lo que antes estaba oculto.

¿Quieres aprender a sanar tu también?
Te ofrezco para ello el curso de ThetaHealing Básico (enlace a sanación), que te enseña técnicas poderosas y efectivas para sanarte tu mismo o a tu familia animal. Podrás trabajar contigo, o con otros, humanos y animales por igual.